Recomendaciones para los bebés en verano

13.06.2016 10:44

Ahora que el calor parece que ya ha llegado para quedarse, y si estáis pensando daros una escapadita a la playa estas vacaciones y hay un bebé a bordo, conviene que leáis estas sencillas recomendaciones para evitar problemas de salud en vuestro peque.

10511353_795970223776395_4277620802104374399_n

1. HIDRATACIÓN, FUNDAMENTAL

Los bebés se deshidratan con mucha facilidad y en ellos este cuadro puede ser bastante más complejo de lo esperado, debido a lo vulnerables que son. Es muy importante ofrecer hidratación con regularidad al bebé. Si estás dando pecho, bastará con que aumentes el número de tomas, pues tu leche lo hidratará correctamente y si le das el biberón, deberás ofrecer agua con cierta regularidad entre las tomas (preferiblemente de mineralización débil). Las frutas de verano fresquitas también hidratan, por tanto si ya toma alimentación complementaria esta opción también les ayudará a mantenerse hidratados y les suele encantar.

2. VESTIMENTA, FRESQUITA

Es muy importante que la ropa que le pongamos a nuestros bebés sea de algodón 100% y a ser posible de colores claros y que le quede holgada. La cabeza ha de estar protegida con un sombrerito o gorra y deben estar siempre a la sombra. Hay tiendas especializadas en las que podemos encontrar ropa con filtros solares como prevención incorporados, sobretodo es útil para los niños móviles que no paran debajo de la sombrilla en ningún momento.

3. PROTECCIÓN SOLAR, IMPRESCINDIBLE

La piel del bebé es muy sensible y debe de mantenerse hidratada y protegida de los rayos solares. Debemos usar una protección con pantalla solar completa (FPS 40 ó 50), especial para bebés y refrescarla cada dos horas. Poner gafas de sol para evitar lesiones oculares. Evitar las horas centrales de sol para llevar al bebé a la playa, mejor por la mañana hasta las doce y por la tarde desde las seis en adelante.

4. PISCINA INDIVIDUAL, BUENA IDEA

Los bebés tienen una superficie corporal tan pequeñita que si los sumergimos en una piscina o playa con el agua fresca, rápidamente ceden su calor corporal al medio y entran en hipotermia. Es por tanto mejor cargar con una piscinita hinchable que llenaremos de agua y dejaremos que caliente al sol, así el bebé no se enfriará. Si es en una piscina, mejor agua de ducha (no clorada).


5. PREVENIR OTITIS Y CONJUNTIVITIS VERANIEGAS

Las otitis y conjuntivitis veraniegas, también llamadas “de las piscinas” son muy frecuentes en estas circunstancias. El calor y la humedad mantenida en el conducto auditivo del bebé hace que proliferen bacterias y aparezcan las famosas otitis. Para prevenirlas es muy importante secar bien las orejitas al bebé tras salir del baño y mantener siempre el conducto auditivo limpio y seco. Si tuviese otitis de repetición, mejor bañarlo con tapones de cera.

Para evitar las conjuntivitis, misma recomendación y utilizar gafas de natación ya que el cloro irrita mucho y es difícil conseguir que el bebé no abra los ojos en la piscina. Si son muy pequeños, mejor usar agua de la ducha, sin cloro, para su bañerita.

6. RELAJACIÓN CON LAS RUTINAS, NECESARIO

Como estamos de vacaciones y todos necesitamos algo de relax, sería interesante que todos pusiésemos de nuestra parte a la hora de mantener horarios y rutinas. Si algún día se nos pasa la hora de la siesta, o el bebé se salta alguna comida o la hace algo más desordenada, intentaremos no agobiarnos mucho pues se trata de pasarlo bien y cuando volvamos a la normalidad, también esto lo hará.

¡¡Disfruta de esas vacaciones que pasan muuuy rápido!!

Con un bebé a bordo, todas las precauciones son pocas, pero aún así, podrás disfrutar a tope de esas bien merecidas vacaciones.

 

Autor: Dra. Mª Isabel Martínez Muñoz

Médico Especialista en Educación Maternal y Recuperación Puerperal.

Especialista en Sofrología, Asesora de lactancia Materna y Educadora de Masaje Infantil

Directora del Centro de Educación Maternal C.E.M. Los Arcos