Preparación al Parto, una opción Responsable

30.06.2014 12:23

 La verdad es que hoy en día nos preparamos de forma responsable para cualquier cosa que hacemos, qué menos que hacerlo igualmente para la llegada de un bebé.

 Cada día son más las parejas que vienen a preparar el embarazo y parto, movidos por su interés por conocer más del proceso natural de la gestación, conscientes de que están haciendo lo correcto para favorecer el nacimiento de su hijo y, al mismo tiempo, conseguir una mejor colaboración con el equipo asistencial.

 Los cursos de preparación a la Maternidad, tienen como objetivo proporcionar a la mujer y su pareja los medios necesarios para que, a través de su entrenamiento físico, psíquico y emocional, vivan su Maternidad/Paternidad de la manera más agradable posible y conseguir de este modo, que la experiencia de su embarazo y parto quede integrada  de forma armoniosa en sus vivencias personales.

Margarita Sikorskaia2

Pero, ¿en qué consisten estos cursos?

Preparación al Parto es un término que nunca me ha gustado utilizar, ya que induce a errores acerca del temario de los cursos, pues qué duda cabe que el contenido de los mismos es mucho más amplio y está relacionado con etapas anteriores y posteriores a este momento significativo en la vida de una pareja, y no se ciñe exclusivamente a esa circunstancia concreta, que es el nacimiento del nuevo ser. Particularmente, prefiero Educación Maternal y Paternal.

Clases teóricas

La información que en estos cursos se da a modo de clases teóricas, abarca aspectos relacionados con la gestación y el puerperio (cambios fisiológicos, higiene, cuidados estéticos, sexualidad, etc.) para que la futura mamá sepa cuidarse y tome consciencia del proceso natural de su embarazo y cómo esta situación está cambiando su cuerpo y posiblemente su mente. Para todas nosotras es importante recuperarnos correctamente tras el parto, y eso empieza por cuidarse en el embarazo, para evitar ganar mucho peso, que aparezcan las temidas hemorroides,  estrías o varices, etc. Por lo tanto, es recomendable la insistencia en estos aspectos con carácter preventivo.

Otros temas a tratar en estos cursos, mi juicio imprescindibles, son los relacionados con el parto, las características del hospital, el uso en los partos de la anestesia epidural y las otras variantes de analgesia, la cesárea, etc. cuyo conocimiento hará que los futuros padres afronten el nacimiento de su hijo/a de manera más consciente y tranquila, lo cual repercutirá sobre la vivencia del parto y acortará el período de dilatación y expulsivo, confiriendo así a la pareja una experiencia más gratificante y menos dolorosa de su alumbramiento.

Por supuesto, no podemos olvidarnos del bebé y sus cuidados. Si hay algo en lo que los papás/mamás nos insisten, es en los aspectos relacionados con la puericultura, la crianza, la alimentación, etc. Conocer de antemano esta información hará que los futuros padres se sientan más tranquilos y confiados a la hora de atender a su bebé y necesiten menos “consejos bienintencionados” o menos idas y venidas a su pediatra de cabecera.

Para mí, que soy asesora de lactancia, también es fundamental explicar alto y claro los beneficios de la lactancia materna y la fisiología de la teta, ya que ello contribuirá a que la mamá inexperta del principio, aprenda perfectamente cómo iniciar felizmente su lactancia a demanda, sin problemas de grietas o mastitis por mala colocación del bebé al pecho, y pueda continuar su lactancia en el tiempo de manera prolongada y satisfactoria para ambos.

 Clases prácticas

Por parejas, al igual que en las clases teóricas, se enseña a los futuros papás y mamás las técnicas de relajación y respiración tan necesarias para afrontar con serenidad el desarrollo de su tiempo de parto. Cuando una pareja afronta el momento de la dilatación y el momento del expulsivo, debidamente relajados y conscientes de cuál es su cometido en esta situación, los plazos se acortan y el bienestar de la madre y el hijo mejoran sensiblemente.

 Igualmente necesarias son las clases de gimnasia prenatal, ya que ello contribuirá a que la madre adquiera mejor forma física ante el parto y evite las molestias habituales de la gestación.

 La mujer que se muestra colaboradora, es capaz de conseguir un parto más fácil, disminuyendo de esta manera el número de cesáreas, fórceps y ventosas, así conseguimos madres más sanas. Tiene un parto menos doloroso porque es capaz de relegar el dolor a un segundo plano, sabiendo que hay otras cosas más importantes, como  contribuir de forma tranquila y serena al parto de ese hijo tan esperado, ayudando en consecuencia,  a que su bebé nazca más sano (como lo demuestra el Test de Apgar, que es  una prueba de vitalidad que se le hace a todos los recién nacidos, y que es sensiblemente superior en hijos de madres preparadas).

 La mujer preparada se enfrenta también en mejores condiciones físicas a esa dura prueba que supone su alumbramiento y aumenta el instinto maternal y algo muy importante: la Lactancia Materna es mayor entre las madres preparadas, con el consiguiente beneficio para ellas y para sus hijos.

 A las parejas se las instruye acerca de los recursos de que disponen para sentirse más útiles ante el parto de sus hijos: masajes para la mamá, ayuda con la relajación, temas relacionados con las visitas y el ambiente de relajación tan necesario en el hospital, colaboración en el paritorio, etc. son temas necesarios a tratar de forma específica con ellos.

 ¿Cuándo comenzar?

La asistencia a los cursos de preparación debe realizarse desde el sexto mes de gestación, de nada sirven las preparaciones relámpago, ya que resulta imprescindible un refuerzo de los conocimientos adquiridos, un entrenamiento diario de las respiraciones y técnicas de relajación en sus distintas modalidades, para que el día del parto seamos capaces de poner en práctica aquello que hemos aprendido, teniendo en cuenta que nos encontramos ante un ambiente nada propicio a la serenidad y el sosiego, como es una sala de dilatación o un quirófano.

 Debemos concluir sin lugar a dudas, que la preparación al parto resulta necesaria y eficaz para integrar de forma armoniosa nuestro proceso de embarazo, parto y crianza responsable en una experiencia  agradable, sentida y vivida  a la vez por la pareja de forma positiva.

¿Te lo vas a perder?