Madres Blogueras

22.12.2014 13:08

Pero bueno…¿Que aún no tenéis un blog?...chicas, ¿no os dais cuenta que vais contracorriente? ….que no se diga, así es que vamos a ello.

Vamos a daros un empujoncito por si os estáis pensando abrir un blog con vuestras experiencias relacionadas con la maternidad y crianza de los bebés. Tenemos todo un mundo por descubrir ahí afuera, pero tened mucho cuidado porque cuando se entra en la Blogosfera 2.0 …ya no se sale, nunca jamás.

Imagino que no estáis ajenos a la aparición y proliferación exponencial en los últimos años de blogs relacionados con la maternidad y la crianza. Es cuestión de ponerse a bucear un poco por el ciberespacio para darse cuenta de que esto se ha puesto de moda  últimamente y es divertidísimo.

Antes cuando teníamos dudas, preguntábamos a nuestras madres o abuelas, ahora ya eso no está bien visto, ahora hay que preguntar en internet.

Encontramos blogs absolutamente ingeniosos en contenidos y formas, además de ser muchos de ellos tremendamente divertidos y testimonios reales de las cosas que nos pasan a las madres y descendientes, día sí y día también, pero no tenemos la santa paciencia o el bendito tiempo libre para escribirlo la mayoría de las mortales.

Yo reconozco que he caído en esto no por propia voluntad –más bien porque no sé decir que no- y aunque un poco tarde, lo estoy disfrutando enormemente. Y haciendo memoria, la verdad es que yo ya era bloguera mucho antes de tener un ordenador donde escribirlo, jaja. Me refiero a que cuando mis hijos eran pequeños escribía sus anécdotas, anotaba la salida de sus dientes, su primer día de playa, sus primeros Reyes, la llegada del Ratoncito Pérez y todas esas cosillas que tanta ilusión nos hacen a las madres.

Lo que pasa es que el formato ha cambiado un poco. Antes lo hacíamos el los famosos “Libros del bebé” y ahora lo hacemos en la Blogosfera. ¡¡Dónde va a parar la riqueza y posibilidades que te permite un blog!! comparado con la limitación de un simple libro con un número predeterminado de páginas y que te pregunta chorradas como “ ¿Cuáles fueron tus primeros amigos?”, a lo que tenías que dejarlo en blanco o estrujarte bien la sesera porque como todos sabemos, los bebés de un mes no tienen amigos. O cosas como “El primer día en casa me porté……”(Cito textualmente lo que pone en el libro de mi hijo)  ¿De verdad quieren que escriba eso en el libro? Pero si el primer día no das abasto entre las visitas, los puntos, las llantinas hormonales, la suegra en casa, la desorganización general y lo vives como en una nube donde no te enteras de ná y te sientes perdida y sobrepasada…francamente, de esas cosas no me acordaba, a no ser que seas tan precavida de irlo escribiendo día a día…cosa que yo desde luego, no hacía. Cuando veía que se me pasaban unos cuantos meses sin escribir, lo actualizaba. Me acabo de dar cuenta que los años cuarto y quinto de mi hijo están en blanco……upss.

A mí hay una parte que me encantaba, esa donde pone: “ Mis horas de sueño eran….”  ¿mis horas de sueño? ¡¡¡Pero si todos sabemos también que los bebés no duermen nunca!!! El mío tardó cinco años en dormir una noche seguida. Pues claro…lo dejé en blanco, también….. y mil ocurrencias más como estas que la verdad te hacen cuestionarte quién será el /la guionista de estos librillos, ¿Es padre o madre en la vida real?

¿Y estos en los que te van pidiendo por días que actualices los contenidos? Madre mía...día 148, día 149....¡¡me rindo!!

9788499282886

Bueno, es lo que había, la verdad, aunque a la vista de los hechos y lamentando que yo soy de las nostálgicas que prefiere el tacto del papel o la esencia de un álbum de fotos, reconozco que los tiempos cambian y hay que modernizarse. Así es que no se hable más, a sacar tiempo y ponerse a escribir todo lo que hace el bebé y las experiencias de mamá.

Y no se os olvide contárnoslo.