Cosas de Madres

03.11.2014 12:58

Mamá, ya tengo las tareas para el viernes: ¡traer decorada una calabaza de Halloween! Mis ojos se salen de sus órbitas…..Y estamos a martes por la noche……¿Ahora me lo dices, cariño? Por tu cabeza pasa toda la agenda de la semana rápidamente tratando de encontrar el hueco inexistente para, en primer lugar ir a por la susodicha calabaza y luego estrujarte el seso para ver cómo la decoramos y cuándo.

¡¡Malditas tareas!! ¡¡¡Me gustaría saber por qué no se la mandan pintada, lechuga!!!...de esa forma la podría hacer el niño en lugar de su ocupada madre, que hace años que dejó de ir al cole.

Venga tiremos del Whatsapp del cole y preguntemos al consejo de madres de la clase de Luisito:

-Oye chicas, ¿habéis hecho ya las calabazas?

A lo que empieza el móvil a pitar sin descanso y yo empiezo a recibir foto tras foto calabazas dignas de ser expuestas en el Museo de Arte de Madrid: Con alas, de vampiro, a lo walking dead, de maceta, de bruja….…¡¡¡Virgen santa!!!.... ¡¡¡Qué imaginación!!!.....¡¡¡¡ y cuánto tiempo libre!!!

Ahora sí que la hemos liado…..en lugar de ayudarme esto me acaba de hundir en lo más profundo de mi existencia, porque lo que era una simple tarea de cole sin mayor repercusión,  acaba de transformarse en ¡¡¡una competición de creatividad materna!!! Mira que lo pensé, no preguntes, anda, no preguntes….pues nada ¡¡tuve que hacerlo!!! Ya estoy muerta……jooo……..lín.

-¿Pero Luisito, desde cuándo sabías que había que hacer una calabaza?

-No sé, la semana pasada o la otra, no me acuerdo.

Keep calm…..me digo a mí misma, no lo mates…..amenázalo solo diciendo que por ser tan aplicado será el único que no llevará las tareas hechas ¡¡por irresponsable!!

-Hijo de mi vida….¿no sabes que mamá está muy ocupada?

A lo que el padre de la criatura todo impasible te dice:

-Pero no te agobies, ¡¡¡deja que la decore él!!...

-¿Él? ¿Cómo se nota que nunca has intentado vaciar una calabaza? ¡¡que eso está duro  como el cuerno de un rinoceronte!! ¿Crees que el niño puede hacer eso? ¿Y le dejas que coja el cúter también? Me faltó llamarlo irresponsable, pero es que estaba muy cabreada con el temita de las calabazas de las otras madres y su despliegue imaginativo…

-¡¡Ponte tú, guapo!!!

-Uy yo de esas cosas no tengo ni idea….

Claro…¡¡ni yo!! Pero alguien lo tendrá que hacer ¿no?

Pues nada, aquí estaba yo el miércoles buscando dónde puñetas comprar una calabaza apropiada y menos mal que el frutero de mi barrio ya se sabe este rollo Halloween y el buen hombre se surte de sienes y sienes de ellas para los trabajos pretecnológicos de las madres. Venga, ya tenemos calabaza. Fase uno del experimento, completada.

Jueves por la noche, tras mi interminable jornada laboral (ya que además de madre soy profesional liberal -que no liberada- y encima, autónoma,) me dispongo a acometer el atropello contra la calabaza….

Fase dos en marcha: vamos al lío, me espera una noche muuuy larga. Al buen padre le digo que me haga cafelito y se encargue de la peque porque no estoy para nadie, como en mis viejos tiempos de estudiante.

Luis, píntame la cara que quieres que tenga la Ruperta esta, para que le vayamos dando forma….Reconozco que el niño se le da bien la pintura y me pintó una calabaza monísima y me hubiera gustado corresponder a semejante derroche de creatividad, pero cuando llevaba ya una hora vaciando la maldita calabaza con una cuchara a golpe de muñeca, me temblaban los brazos y mi pulso se iba parkinsonizando…no sé…no lo veo claro, Luis. ¿Te parece que en vez de ponerle los ojos así, lo hagamos de esta otra forma? ¿Y si la boca la hacemos así? Bendito Luis, el pobre se resignaba a la poca pericia de su madre y realmente yo misma me decía ¡¡¡menudo churro me está saliendo!! Pero bueno, ¡¡qué más se puede pedir!!! ¡¡¡Las madres no llevamos implícito el título de Bellas Artes en el curriculum!!! Maldita manía de mandar tareas de esta naturaleza…..

Venga, a lo mío, que se me va el tiempo y el viernes está aquí en poco rato.

Luisito y la peque se acostaron, junto al padre de mis hijos. Me puse los auriculares y música inspiradora (para esto nunca me falla mi amado Joaquín Sabina) y dale que te pego hasta las dos de la mañana….

Hecho, ya está la obra de arte concluida…..¡¡¡menudo bodrio!!! Pobre niño…se va a sentir ridículo cuando vea lo que he hecho y lo peor, cuando las compare con las calabazas de sus amigos, transformadas en auténticas carrozas sacadas de un cuento mágico….como si lo viera. Bueno, pues lo siento, le está bien empleado por habérmelo dicho tan tarde…

Viernes por la mañana. ¡¡¡Buenos días, dormilón!!! Le susurro al oído con la calabaza entre mis manos…¡¡¡mira quién viene a saludarte!!! A lo que el niño intentando abrir los ojos sellados por sus legañas, cuando consigue enfocar correctamente, me mira y me dice…es un poco feilla, ¿no?...pues sí cariño, pero así es mejor porque la seño pensará que la has hecho tú solito en vez de tu madre…¿No te parece? Imagínate que hacemos una supercalabaza y la seño se da cuenta de que no la has hecho tú…no te va a poner buena nota por tramposo….¿Comprendes? Será nuestro pequeño secreto.

Parece que lo ha comprendido…..o al menos, se conforma.

Nos vamos al cole con la calabaza escondida en una bolsa opaca para no airearla en demasía delante de las otras madres (que llevaban las suyas con pedestal y todo…) y me despido de mi querido hijito -nada entusiasmado, todo hay que decirlo- pero conformado. ¡¡Y eso que llevaba su velita y todo dentro para encenderla!!

Pobrecillo, para el año que viene, me apunto a algún taller de decoración de calabazas a ver si damos el bombazo. Este año lo damos por perdido.

Mediodía y vamos a recoger al pequeño vampiro al cole, que por cierto también iba disfrazado, pero ese traje me lo habían prestado y no hubo que desplegar operativo alguno….con pintarle la cara de blanco y los labios rojos era suficiente….

Lo veo salir como un rayo hacia mí con los ojos abiertos de pura emoción y me propinó un abrazo que le salió del alma.

-¿Qué tal Luis, cómo ha ido el día?

Mamá tenías razón. ¡¡¡¡Me han dado el premio a la mejor calabaza!!!!

- ¡¡¡Me alegro, cariño!!! ¡¡Qué suerte!!! ¿Habrás guardado el secreto de quién la ha hecho, no?

Sí, claro. Me ha preguntado la seño que si la he hecho yo solito, le he dicho que me has ayudado un poco a vaciarla pero que le he decorado yo.

.- ¡¡Mamá!!

-Dime, cariño.

-¡¡Eres la mejor madre del mundo!!

 

 

 

 

Dedicado a mi amiga Belén, esa pedazo de mujer y madre, que me ha servido de musa inspiradora.